Noticias

 
Tierraviva 5/03/2015

Venimos a manifestarnos pacíficamente.

 El chaco se hizo sentir esta mañana cuando líderes indígenas se manifestaron en las inmediaciones de la vicepresidencia solicitando la compra de las tierras de la comunidad Xákmok Kásek del pueblo Sanapaná.

 

“Venimos a manifestarnos pacíficamente, no tenemos garrote, no tenemos cuchillo, nuestro poder es nuestra cultura” decía Benigno Rojas esta mañana ante la tensa situación que imponía la presencia de la policía, el ejército y los cascos azules. Ciertamente, los pueblos indígenas ejercen la resistencia desde posiciones pacíficas  por lo que percibieron ese despliegue como innecesario pero también como una falta de respeto, sobre todo, porque están pidiendo algo que por derecho es suyo, sus tierras ancestrales. En este sentido, varios hablaron sobre la falta de presupuesto constante del Estado para inversión en salud, educación y compra de tierras.

Discriminados, así dijeron que se sienten al ser atendidos y escuchados siempre últimos, no destinarse presupuesto suficiente para los pueblos indígenas y queriendo explotar sus territorios para luego expulsarlos, como en el caso de Cerro León y la modificación de la 904.

 

_MG_0546

 

A penas llegaron cerca del edificio de la vicepresidencia, fueron interceptados por un enviado quien les anunció que el vicepresidente no les iba a atender pero que otra persona de su confianza lo haría. Entraron al edificio y esperaron. Pasado un tiempo, Gerardo Larroza, representante de la comunidad, se levantó y explicó amablemente a la secretaria que desde que nació está esperando a que el Estado les devuelva sus tierras, que aguardaría en la calle junto a sus compañeros sanapaná, enxet sur, angaité, qom y nivacle.

Recién al mediodía, dos abogados de la vicepresidencia se acercaron a los manifestantes para repetir lo que la comunidad hace tiempo viene escuchando, más cuestiones burocráticas y pocas acciones concretas. Por eso, Gerardo Larroza, les señaló a los abogados de la vicepresidencia que el Estado tiene en sus manos una oportunidad única, el propietario del título de las tierras reclamadas quiere venderlas. Sólo falta comprarlas y el único impedimento es el propio Estado. Gerardo Larroza reiteró la posición de los líderes y de la comunidad: si no resuelven definitivamente el tema, las comunidades ocuparían las rutas y se tomarían otras medidas más de fuerza.

La comunidad Xákmok Kásek y los líderes chaqueños de diferentes pueblos indígenas del bajo chaco fijaron como plazo para que se les restituya sus tierras, fines de marzo. En caso de no haber una solución definitiva, la compra de las tierras, dijeron que comenzaran a realizar una serie de cortes de ruta de manera indefinida en diferentes puntos del Chaco.

 

_MG_0665