Dionisio Gómez, líder indígena integrante de la Articulación Nacional Indígena por una Vida Digna, señaló que para la organización el Proyecto de Ley que eleva a la categoría de crimen, con penas de entre 6 a 10 años de cárcel, las ocupaciones de tierras es sumamente preocupante y que debe ser rechazado.

El dirigente de la ANIVD mencionó que muchas comunidades se encuentran ocupando tierras indígenas que nunca fueron aseguradas por el Estado, por lo que estarían en riesgo de ser imputados y encarcelados.

“Hay mucha de nuestra gente que lucha por un pedazo de tierra, otras comunidades están reivindicando su territorio ancestral, toda nuestra gente va a ser afectada por esta Ley, nos quieren convertir en criminales por reivindicar lo que nos pertenece como pueblos indígenas” concluyó.

Según datos oficiales del censo indígena 2012, al menos, el 30% de las comunidades indígenas se encuentran con algún tipo de inconveniente respecto a la tenencia de tierras. Gran parte de ellas están siendo arrasadas por grandes agroempresarios que mediante diferentes maniobras se apropian del territorio indígena. Durante los últimos meses más de 800 familias indígenas fueron afectadas por desalojos forzosos ejecutados por el Estado y civiles armados para favorecer a los agroempresarios.

Dionisio Gómez indicó que como pueblos indígenas seguirán luchando y saliendo a las calles apra exigir el rechazo del proyecto de ley que criminaliza la lucha por la tierra, así como también seguirán luchando por la recuperación de sus territorios como pueblos indígenas.