La Comunidad Indígena Enxet, Colonia 96, se encuentra apostada al costado de la Ruta que une Pozo Colorado con Concepción, a la altura del Kilómetro 345, allí unas 80 personas integrantes de la comunidad resisten a las continuas lluvias que afectan al Bajo Chaco desde hace más de una semana, lo que ha provocado inundaciones que afectan a cerca de 70 comunidades indígenas de la zona. El campamento esta compuesto por unas escasas 8 carpas de hule donde se resguardan niños, niñas y adultos mayores que subsisten en el lugar, no tienen acceso a medicamentos y la crisis sanitaria en que se encontraba la comunidad tiende a agravarse como consecuencia del mal clima y las inundaciones.

Cleto Recalde, líder de Colonia 96, recordó que hace más de un año debieron abandonar sus tierras, ubicadas a 55 kilómetros de donde hoy acampan, debido al aislamiento y abandono que sufrían en el lugar y que había provocado una grave crisis en la comunidad, ya que no podían recibir asistencia, ni trasladar a sus enfermos. Recalde mencionó que ahora la situación es grave “ la gente esta en el agua y en el barro, ahora necesitamos carpas, alimentos y atención sanitaria. Hace tiempo que pedimos apoyo a las autoridades para que nos den las chapas y hasta hoy no llegan” dijo.

Por su parte Rosalino Moreira, otro de los líderes de Colonia 96, indicó también que la inundación empeora la situación de por si grave que vive la comunidad tras haberse visto forzada a dejar sus tierras. “Nosotros seguimos exigiendo el camino que nos permita vivir en nuestras tierras. Hoy, estas lluvias y la inundación nos deja en una situación más grave, no tenemos alimentos ni posibilidad de trabajar, pedimos ayuda urgente, alimentos, carpas y que nos atiendan urgente” indicó Moreira.

Daniel Riveros, jefe de operaciones de la Secretaría de Emergencia Nacional, recibió ayer la reiteración de pedido de ayuda a los miembros de Colonia 96 ante la emergencia en que se encuentra la zona del Bajo Chaco, según mencionó el funcionario la SEN buscará proveer alimentos e intentará atender a la comunidad conjuntamente con el Instituto Paraguayo del Indígena. Además indicó que más de 3000 familias, a nivel país, se encuentran afectadas por las inundaciones actualmente y que la SEN busca llegar con asistencia a todas ellas.

Según un relevamiento de la Coordinadora de Líderes Indígenas del Bajo Chaco (CLIBCh) en la zona habrían unas 75 comunidades indígenas, de estas prácticamente la totalidad estarían afectadas por las últimas lluvias, unas se encuentran inundadas y otras aisladas debido al mal estado de los caminos en sus comunidades.

“La situación de emergencia en el Chaco debido a las fuertes lluvias de los últimos días, es una situación sobradamente sabida por el Estado desde hace años y pareciera no ocupar ninguna escala de priorización en los gobiernos que se fueron sucediendo, dejando en aras de la ayuda de particulares y de un presupuesto retazado de emergencia la asistencia a comunidades indígenas, que todos los años se debaten entre la vida y la muerte debido a factores climáticos que son previsibles de conocer y por lo tanto de atender” señaló ayer la Organización Tierraviva en un comunicado en el que se insta a las autoridades a Declarar en Emergencia la zona del Bajo Chaco para que el Gobierno asista adecuadamente a los afectados por las lluvias.