En la sesión ordinaria de este miércoles la Cámara de Diputados aprobó el Proyecto de Declaración “Que insta a los Poderes Ejecutivo y Judicial la urgente instalación de una Mesa Técnica Interinstitucional para el abordaje y resolución de las reivindicaciones territoriales del Pueblo Yshir.

El proyecto fue presentado por la Diputada Marlene Ocampos, titular de la Comisión de Pueblos Indígenas de la Cámara Baja, tras haber recibido a una delegación de la Unión de Comunidades Indígenas de la Nación Yshir (UCINY) que llegaron a la Capital para dar a conocer sus reclamos territoriales.

«Es de público conocimiento la férrea lucha que lleva adelante la nación Yshir en procura de la restitución de sus tierras, lucha que lleva décadas y pocos resultados, al punto que, al día de hoy, no solamente fueron despojados de grandes territorios mediante procedimientos fraudulentos y atentatorios de sus derechos, sino que además siguen siendo perseguidos y perjudicados en las tierras que aún permanecen bajo sus dominios» señala la misiva presentada por la Diputada Ocampos respecto a la declaración finalmente aprobada.

«Resulta imperiosa la necesidad de poner un alto a tanta injusticia y por ello es preciso que desde los órganos competentes que integran los poderes Ejecutivo y Judicial (bajo cuyos ámbitos de competencias recaen la resolución de la mayoría de las situaciones de conflictos territoriales denunciados) procuren concertar y unificar criterios de acción, establecer procedimientos claros, oportunos y contestes con la normativa internacional y nacional en materia indígena tendientes a asegurar el logro de las reivindicaciones que poseen los pueblos originarios» añade el escrito.

La Nación Yshir está compuesta por cerca de 3.500 personas, que habitan en 7 comunidades ubicadas a orillas del Río Paraguay, en los Distritos de Bahía Negra y Fuerte Olimpo, Departamento de Alto Paraguay.

Las comunidades Yshir reclaman desde hace años la recuperación de parte de su territorio ancestral que hoy se encuentra en manos de empresas agroganaderas de capital extranjero. Los Yshiros -como se conoce a los integrantes de la Nación Yshir- se ven impedidos de acceder sus lugares sagrados, que al mismo tiempo se encuentran amenazados por la deforestación.