Asunción, Washington, Buenos Aires, Abril 7 de 2022

La Corte Interamericana de Derechos Humanos convocó al Estado paraguayo, a la comunidad indígena Yakye Axa del Pueblo Enxe y a las organizaciones representantes Tierraviva y CEJIL, a una audiencia privada de supervisión de cumplimiento de la sentencia proferida en el 2005 en relación al derecho a la tierra ancestral de la comunidad, quienes reclaman el reconocimiento de sus tierras desde 1992 y que se encuentran -aun posterior a la sentencia- viviendo en condiciones de extrema vulnerabilidad.

Frente a la preocupación que genera el inclumplimiento injustificado, después de tantos años de ser emitida la sentencia, se aportó información referente a la titulación de las tierras, construcción del camino para llegar a las tierras, acceso a bienes y servicios y el fondo de desarrollo comunitario.

Hasta la fecha la comunidad sigue sin la titulación de sus tierras y sin acceso a bienes y servicios básicos; así mismo el camino para acceder a las tierras solo ha avanzado 10 km de los 34 necesarios. Como representantes de la comunidad, nos preocupa que el paso del tiempo refuerza las violaciones de DDHH que la Corte ha buscado reparar; y que, dada la naturaleza de las reparaciones y de los derechos en juego, aun un avance parcial en el cumplimiento implica en los hechos que la comunidad permanezca lejos de sus tierras y en condiciones muy precarias para su vida, integridad y subsistencia.

Esperamos que el Estado comprenda la gravedad de la situación y el estado de extrema vulnerabilidad en que se encuentran los miembros de la comunidad Yakye Axa y, con la debida celeridad, cumpla con sus obligaciones internacionales. Es imperativo que la comunidad Yakye Axa pueda gozar de su derecho de vivir y desarrollar su cultura, tradiciones y proyectos colectivos en condiciones dignas y en sus tierras.