Ña Irene Benítez, lideresa de la comunidad 15 de enero del Pueblo Mbya Guaraní, asegura que toda la población quedó con serias consecuencias psicológicas tras el desalojo forzoso sufrido el pasado 19 de octubre en el distrito de Nueva Toledo – Caaguazú.

Encarecidamente pide un apoyo a la ciudadanía pues durante el operativo policial – fiscal, perdieron todos sus enseres, no tienen herramientas de trabajo y carecen de viviendas como de alimentos.

Repudia a la Fiscala Norma Salinas clamando justicia, que no quede en la impunidad su actuación. No somos animales para que nos traten así generando temor y violencia, dijo.

Vea Vídeo: