En la jornada de este lunes 14 de junio se realizó la reunión de la Comisión Interinstitucional para el Cumplimiento de las Sentencias Internacionales (CICSI) con los líderes y representantes convencionales de la Comunidad Xámok Kásek para analizar los avances en el cumplimiento de los puntos resolutivos de la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos favorable a la comunidad Indígena. Durante el espacio se pudo constatar un lento avance en el cumplimiento de los puntos resolutivos y la falta de iniciativas propias del Estado para responder a las exigencias planteadas en el fallo del organismo internacional.

La Comunidad estuvo representada por los líderes Amancio Ruiz y Serafín López, además de los integrantes de la Comisión de Seguimiento del cumplimiento de la Sentencia por parte de la Comunidad, Anibal Ruiz, Mario Alvarez y María Laura López, además estuvieron acompañados de las abogadas Alba Escobar y Natalia Rodríguez, de la Organización Tierraviva como representantes convencionales de la Comunidad. Por parte del Estado la CICSI estuvo encabezada por la Directora de Derechos Humanos de la Vicepresidencia de la República, Dra. Olga Ferreira, y participaron 11 instituciones públicas cuyas funciones están vinculadas al cumplimiento de la sentencia en sus distintos puntos, estuvieron presentes representantes de los ministerios de Salud, Relaciones Exteriores, Educación, Obras Públicas, Información y Comunicación; y Vivienda; además de la Adminsitración Nacional de Electricidad, Secretaría de Emergencia Nacional, Instituto Paraguayo del Indígena y el Servicio Nacional de Saneamiento.

En lo relacionado a la restitución territorial los líderes comunitarios cuestionaron la falta de avances en materia de restitución del territorio que aún queda pendiente de devolución, puesto que el Estado todavía debe restituir 2.999 hectáreas para cumplir con la resolución de la Corte IDH, y no se ha informado de acciones concretas para avanzar en este punto. También se informó sobre la mensura judicial de la fracción ya adquirida, a fin de establecer los límites exactos de las tierras.

Respecto a la provisión de bienes y servicios la comunidad ha expresado sus preocupaciones ante la insuficiente asistencia alimentaria y de agua potable. Además, se reclamó el inmenso retraso en materia de construcción de la escuela de la comunidad que la comunidad reclama hace ya cinco años. Los entes del Estado informaron de acciones y compromisos para satisfacer estos reclamos. De la misma manera se expresaron planes para responder a las necesidades en materia de salud, como ser la construcción de un local para el funcionamiento de la Unidad de Salud Familiar dentro de la comunidad, así como en otros aspectos como el acceso a energía eléctrica y construcción de caminos vecinales.

Los referentes comunitarios y las abogadas coincidieron en señalar que los avances que existen en materia de cumplimiento de los puntos resolutivos de la sentencia se dan mediante el trabajo y la exigencia de la comunidad y el acompañamiento de Tierraviva. En ese sentido, reclamaron que no existen iniciativas reales y suficientes por parte del Estado para cumplir con la sentencia y que el funcionamiento fragmentado y burocrático de las instituciones públicas sigue violentando los derechos de la comunidad al generar un retraso inadmisible en el cumplimiento del fallo.

La comunidad Xákmok Kásek del Pueblo Sanapaná, ubicada en el distrito de Irala Fernández, departamento de Presidente Hayes, a 20 kilómetros de la Ruta Transchaco lleva más de 30 años de lucha por recuperar sus territorios y garantizar condiciones dignas de vida para sus miembros.

En 2010 la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló a favor de la comunidad ordenando la restitución de 10.700 hectáreas de su territorio ancestral, además de otros puntos relacionados y la obligación del Estado de garantizar derechos fundamentales que durante años les fueron negados a la comunidad. El reclamo de la comunidad fue acompañado desde un inicio por la Organización Tierraviva a los Pueblos Indígenas del Chaco.