En los territorios indígenas aún hay abundantes bosques, grandes árboles porque los indígenas son celosos custodios de la naturaleza. Al valorar y cuidar del ambiente no somos haraganes como dicen algunas personas quienes no se dan cuentan que sin los árboles ya no tendrán vida sana y saludable, dice al respecto Ña Antolina González lideresa de la comunidad Ypetï Tajy Tuparenda, del Pueblo mbya guarani ubicada en el distrito de Ava’i del departamento de Caazapa.

Otro aspecto valorado por los indígenas son las plantas medicinales existentes en los campos y en los bosques porque de ahí se nutren para el cuidado de la salud.

Ruegan a las autoridades locales y nacionales que les ayuden en sus reclamos para preservar su hábitat, que el cuidado ambiental no es solamente para el beneficioso de los adultos sino es principalmente para sus hijos, nietos y futuras generaciones que merecen vivir en un ambiente limpio y saludable. Si se echan los arboles cómo vamos a tener más casas y de dónde tendremos medicina para nuestra atención, pregunta en tono acongojado la lideresa.

En todo el departamento de Caazapá las comunidades indígenas están rodeadas de cultivos de sojas, incluso muchas alquilan sus tierras porque se ven presionados a sabiendas que los lideres caen y ceden fácilmente a los ofrecimientos de los sojeros.

En están condiciones las tierras y territorios indígenas están en disputas permanentes, los sojeros quieren y pelean las tierras indígenas porque no pagan impuestos, los únicos que se benefician son ellos y algunos lideres, dice ña Antolina.

Vea video: